Es muy frecuente la pregunta de qué colores usar para la piel, o incluso ¿Cuál es el color carne? Y es una pregunta muy lógica, porque no es nada fácil verlos con claridad. La respuesta se puede encarar desde miradas distintas.

Podemos decir por ejemplo que si nuestra intención es un retrato más o menos realista usaremos colores poco saturados (lo contrario de colores chillones). Así, jugaremos sobre todo con tonos pálidos de rosas, naranjas y ocre amarillo en las luces, reservando para las sombras mezclas de tonos más oscuros: tierra de Siena tostada, rojos, amarillo de Nápoles e incluso sombra tostada. En una segunda mirada al modelo encontraremos también variaciones que apuntan a colores más fríos: azules, verdes y violetas.
Luego cada retrato nos pedirá además variaciones generales: hacia rosas, hacia amarillos, hacia naranjas… Esto último se entiende bien en esta comparación de tonos de dos retratos diferentes:

Pero hay una segunda manera de responder, mucho más creativa: ¿Cuál es el color de la piel? En realidad no existe. Los colores de las carnaciones varían enormemente en función de las diferencias étnicas, la iluminación y la intención que tengamos al hacer la obra.

O mirad si no esta imagen, una pintura que hizo Pilar de las manos de su madre. Aquí, aplicado en trazos firmes, el pastel revela cada tono de color empleado: rojos intensos, rosas, carmín… los azules del jersey y el naranja se reflejan también sobre la piel, en trazos más suaves.

La pintura reclama una coherencia interna, suya propia, que no es la de la mirada fotográfica. Y de pronto te das cuenta de que la piel es rosa y naranja intensos, es amarilla, es azul, es violeta…

Que la piel es roja y es blanca… que refleja azules pálidos en el contorno de la luz…

Y también verde esmeralda… ¿Por qué no?

Al final te das cuenta de que cada piel, como casi todo lo que vemos, contiene en potencia todo el color. Es cuestión de echarle una mirada profunda, luz, reflejos, libertad creativa. Me vino a la cabeza el pasado domingo 21 de marzo, Día Mundial contra el Racismo. Porque el racismo es para quienes no saben pintar. Descubrirían que cada fragmento de piel es un arco iris.

Los colores de la piel
¡Compártelo!
0
    0
    Artículos
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
    Abrir chat